Temporada 2011
Espectáculos Líricos
Conciertos de Cámara
La Poesía en la Musica
Coral Ensamble
Cursos y Seminarios
Óperas
Sinfónico Corales

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ópera: El Elixir de Amor
Lugar: Teatro Roma
Fecha: Julio de 2008

Elenco
ADINA:
Liliana Cortiñas y Cecilia Layseca (sopranos)
NEMORINO: Pablo Gaeta y Walter Brian (tenores)
BELCORE: Alfredo Miranda Suriano y Fabio Recchi (barítonos)
DULCAMARA: Pedro Ignacio Ojeda y Enzo Romano Martín (bajos)
GIANNETTA: Mariana Muller (soprano) y Gilda Rodríguez (mezzo)
Pianistas y Maestros internos: Damián Roger, Guillermo Salgado e Ivana Rabellino
Dirección Musical: GUSTAVO CODINA | Puesta en Escena: MARGA NIEC
Diseño de Iluminación: Oscar Bonardi | Diseño y Realización de Escenografía: José Andrukowicz y Alumnos del Instituto Saulo Benavente | Asesoramiento en Vestuario: Teresa Cucchi
Producción General: ENSAMBLE LÍRICO ORQUESTAL
Asistente de Producción: Cecilia Layseca
.....................................................................................................................
Sinopsis
Comentario del Prof. Carlos Alberto Alonso
Con el “Elixir de Amor”, Gaetano Donizetti ofrecía su primera y perfecta obra maestra del género jocoso o bufo y conquistaba el derecho a sentarse al lado de Rossini, con una personalidad propia y distinta, representando así esta obra la nota más saliente de ese género de la primera parte del siglo XIX.
La empresa del teatro de la Cannobiana, el mayor teatro de Milán después de la Scala, estaba en apuros por haber faltado a su palabra un compositor que debía presentar una ópera nueva en aquel escenario. Sólo quedaban dos semanas para buscar una solución.
En primera instancia, Alessandro Lanari -director del teatro- había sugerido que Donizetti meramente revisara un viejo trabajo, quizás uno desconocido para el público milanés. “¿Está burlándose de mi?”, le respondió Donizetti. ”No es mi costumbre emparchar mis obras o las de otro, jamás! Pero, espere y verá si poseo o no coraje como para crear una ópera totalmente nueva en catorce días.”
Para esta ocasión, Felici Romani improvisa los versos y Donizetti, la música. Nace lleno de vida, fresco ceñido, con su carácter sutil y patético, en un armonioso marco idílico y con un sabor deliciosamente campestre y bucólico. La primera representación tuvo lugar el 12 de Mayo de 1832, en el teatro milanés La Cannobiana. El éxito fue rotundo ya que la obra fue dada en 33 oportunidades en Milán lo que explica en parte el caballerezco homenaje que Donizetti hace a las damas de esa ciudad, dedicándoles la obra.
Esta Ópera tiene un curioso aspecto de caricatura casi moderna, mejor de hechicería caricaturesca, que hace pensar en el surrealismo mágico de nuestros días. Retrata Donizzetti el aire belicoso del sargento, y el dulce perfume de los segadores cantarines Es admirable la caracterización del personaje Dulcamara, que es bueno y que se hace querer. Hasta Nemorino, ingenuo le pide el filtro amoroso para que todas las mujeres suspiren por él y para poder conquistar a la bella, pero cruel Adina.
No hay una página de la partitura que no seduzca, divierta o conmueva: ya sea la lectura de Adina, tan bonitamente puntuada por los coros; la entrada llena de suficiencia de Belcore; el gracioso reclamo del charlatán Dulcamara; el dúo tan finamente irónico en que Adina se ríe de Nemorino; el deslumbrante final del primer acto; la barcarola a dos voces de Adina y Dulcamara; la romanza tan justamente célebre de Nemorino y el dúo de un sentimiento exquisito que reconcilia a los amantes.
Todo esto es un juego atractivo para la fantasía musical de Donizetti, que se prodiga copiosamente, variada, chispeante, pero que no olvida la vena romántica congénita que tan bien expresa en “Una furtiva lágrima”, que en un principio Romani la quiso desechar porque consideraba que detenía la acción…!